¿Un mangaka puede supervisar que Hollywood arruine su obra en las películas?

201

Con tantos film live action anunciados para realizarse…muchos de seguro se preguntan ¿cuánto poder o control tienen los autores de manga para evitar que Hollywood haga cambios drásticos en sus películas?

Hoy en nuestro canal de Youtube:

Y el poder que tienen los mangakas es… Cero. Los artistas del manga no tienen ninguna opinión sobre cómo se tratan sus creaciones en las manos de Hollywood. Una vez que suscriben los derechos y depositan el cheque, su participación es puramente a capricho de los productores, los que pagan por todo. Esto está en marcado contraste con el sistema japonés “gensakusha”, por el cual el creador de una historia (o sus agentes) aprueban casi todo.

El sistema gensakusha puede ser bueno o malo. Lo bueno es obvio: podrían evitar que una máquina de Hollywood fuera de control destruya por completo la historia original. Pero la mayoría de los artistas de manga no entienden el cine, y la intromisión de un novato total (especialmente un “borracho por el poder” o el acceso a estrellas de cine) puede ralentizar una producción o incluso detenerla por completo. (Esto realmente ha sucedido muchas veces con adaptaciones producidas en el país, tanto anime como live-action).

Durante años, las agencias que representan a los editores y artistas de manga han estado cortejando a los estudios de Hollywood. Los estudios pagan mucho dinero por el derecho a desarrollar un proyecto cinematográfico basado en otra cosa, y la gran mayoría de estos proyectos nunca ven la luz del día, nunca se hace nada, y los derechos expiran, y eso es todo. Es esencialmente dinero gratis para los artistas de manga y otros creadores.

Perder el control sobre la adaptación potencial era básicamente el costo de hacer negocios. La mayoría de los productores de películas se resisten a tener que responder a los caprichos creativos de cualquier otra persona a toda costa. Desarrollar, financiar y hacer una película ya es indescriptiblemente difícil, y la necesidad adicional de lograr que un creador firme todas las elecciones creativas, y mucho menos una en otro país, a través de un intermediario de habla inglesa, sería un factor decisivo para la mayoría de productores. Y así, cuando los artistas de manga y otros creadores firmaron sus derechos a los estadounidenses, todo lo que podían hacer era esperar lo mejor.

Después de “Dragonball: Evolution” , todo el mundo lo piensa dos veces. Para la comunidad de creadores japoneses, fue como presenciar al hijo pródigo de un buen amigo en un cohete, y luego ver cómo ese cohete explotaba en la plataforma de lanzamiento. Básicamente, todos dijeron: “Oh, Dios, ¿y si le hacen eso a MI bebé?” Y por un tiempo, tal vez alrededor de un año, estas ofertas a los estudios de Hollywood se detuvieron.

Pero hombre, es mucho dinero para rechazar, y siempre hay una posibilidad de que una adaptación de película pueda salir bien, como lo hizo “Alita: Battle Angel” . Pero tener un poco de supervisión sobre su desarrollo sería un gran alivio para los creadores, y el seguro de que todo esto no se perdería completamente. Hay dos formas de obtener ese tipo de poder. El primero es político, como hizo el creador del libro 50 Sombras de Grey. Pero la única forma en que un productor estaría de acuerdo es si TENÍAN TENER QUE hacerlo para poder conseguir un trato ENORME. Pero a diferencia de aquel libro, el anime y el manga simplemente no hacen que los productores estadounidenses estén tan entusiasmados.

Akira pronto empezará a filmarse

La otra forma es esencialmente comprar una cierta cantidad de control sobre la producción, convirtiéndose así en un coproductor. De esto era de lo que hablaba el ex editor de Dragonball, Kazuhiko Torishima, cuando dijo que, para obtener el poder de veto sobre Dragonball: Evolution , Shueisha habría tenido que acumular alrededor de ¥ 5 mil millones (US $ 45 millones). Ese habría sido el compromiso de ser un importante inversor para la película, lo suficientemente grande como para tomar decisiones cuando se trataba de decisiones creativas. Para esa inversión, Shueisha habría sido dueño de una parte más grande de la película, y tal vez habría llegado a vender los derechos de distribución en algunos lugares fuera de los Estados Unidos.

Hay una gran cantidad de incógnitas sobre este escenario del “qué pasaría si”, en el caso de Dragon Ball . No sabemos si Torishima podría haber negociado una compra menor, o qué otra cosa podría haber obtenido por su inversión. Era demasiado dinero para Shueisha en ese momento, por lo que no lo consideraron. La inversión de ese dinero hubiera cambiado o hecho para una mejor película es la conjetura de cualquiera (aunque seguro que no podría haber dolido).

Era demasiado tarde para tomar ese curso de acción con una gran cantidad de adaptaciones de anime, que ya habían estado en obras durante años: “Ghost in the Shell” , “Alita: Battle Angel” y (el próximo) “Akira” ya estaban en preproducción antes de que “Dragonball: Evolution” estuviese plantada, por lo que los contratos ya estaban firmados. Y ese tipo de inversión es una GRAN cantidad de dinero para una compañía de medios japonesa, y los proyectos de películas son notoriamente riesgosos. Así que no esperes una participación financiera japonesa con cada adaptación de anime que suceda.

Pero al menos una compañía está prestando atención a la lección y participando extremadamente en la reconstrucción de sus historias. La próxima serie limitada Cowboy Bebop será coproducida por Sunrise . Al menos con una serie de Netflix , no tienen que preocuparse por los bombardeos en la taquilla y perder sus ingresos.

TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR